Ni ciencias ni humanidades

Tal como lo comenté en una de mis publicaciones pasadas, el ser  humano desde hace bastante tiempo ha recurrido a la necesidad de parcializar su realidad entre cosas “buenas” y “malas”, este comportamiento surge con la urgencia por establecer una civilización regida por parámetros de comparación e imitación de los hábitos (tomados de sus dioses [en el caso de la mitología] y de sus emperadores), en este orden de ideas, quien no repetía lo que hacía el emperador (o quien no estuviera de acuerdo con sus planteamientos) se consideraba aberrado.

Volviendo a contexto; una de las principales separaciones que se ha establecido en el marco educativo es la necesidad de comparar las capacidades y alcances de las ciencias frente a las humanidades (como ciencias humanas). Esta #guerradefacultades suele dejar muy mal plantadas disciplinas como las letras, el arte y la música en comparación con las ingenierías, la física, la química.

Aquí un vídeo de @trineotv para amenizarles un poco lo anterior:

La demanda de científicos e ingenieros en el mercado moderno representa una de las principales causas en el aumento de candidatos a estos campos formativos (“carreras que dejen ganancias”) por otra parte se debe abolir la idea de que existen carreras para vagos y carreras para inteligentes; en especial, hablando de una sociedad que se preocupa por formarse y que por lo tanto, debe tener una percepción más amplia y analítica de la realidad.

Quien estudia alguna de las ciencias sabe que su campo académico requiere de una profunda dedicación y análisis de problemas basados en variables e hipótesis; por otro lado, quién estudia letras o humanidades deben tener un extenso conocimiento histórico que les permita generar análisis enmarcados en conocimientos culturales y sociales muy bien fundamentados.

Para la sociedad actual, es primordial reconocer la importancia de cada uno de los campos académicos existentes en la estructuración de una sociedad integra. Si los artistas y humanistas (hablando en términos generales, comunicadores, antropólogos, sociólogos, abogados…) no fueran necesarios para la sociedad, dichos campos académicos no existirían, no serían necesarios los nuevos inventos porque no se tendría en cuenta una sociedad de mercado, no necesitariamos especialistas en sistemas y telecomunicaciones, si no existiera un público al cual destinar dichas invenciones; si las relaciones sociales no fueran fundamentales no existirían centros comerciales, ni salas de cine, por lo tanto no se necesitarían arquitectos ni ingenieros civiles, no sería necesario estudiar las condiciones de los suelos, ni crear infraestructuras, lo mismo ocurre con las matemáticas, ¿qué sería del mundo sin ellas?…

Vivimos en nuevos tiempos, la sociedad actual se mueve a través de una serie de dinámicas; las condiciones de vida se han modificado de diversas formas, lo suficiente como para entender la nueva configuración social como el resultado de un todo (se necesita luz para comprender que existe oscuridad), todas las ciencias son fundamentales porque unas se complementan con otras y es gracias a esto que conocemos la realidad tal y como la conocemos, es por eso que podemos ver el mundo como ese entramado de culturas, formas, ideas e innovaciones constantes en el que vivimos hoy en día.

Anuncios

My favourite portuguese word: Cafuné

I don’t know about you guys, but this is one of my favourite things in life. I’m actually obsessed with this word, is just captivating.

Cafuné: (Brazilian/Portuguese) (Verb) The act of tenderly running your fingers through someone's hair. ♥

Cafuné: (Brazilian/Portuguese) (Verb) The act of tenderly running your fingers through someone’s hair.

Picture from:  https://instagram.com/p/0gPLTsRD-S/

Definition taken from: Urbandictionary.com

La lógica militar y el origen de las minas antipersonas

Las minas anti-personales hacen parte de las “estrategias” elaboradas por la inteligencia de las milicias en busca de eliminar o perjudicar gravemente al frente enemigo con el fin de debilitarlo.

Históricamente hablando surgen con el desarrollo de las sociedades; la vida en las “pólis” (pequeñas ciudades en las que se concentraba el poder y el movimiento económico) exigió la creación de un sistema de acueducto y alcantarillado que abasteciera las necesidades hídricas de la población.    A esta necesidad corresponde el primer sistema construido en la historia, el cual fue desarrollado por el Imperio Romano (caracterizado por ser uno de los más espectaculares en cuanto a arquitectura se refiere) a partir de entonces, este sistema empezó a reproducirse en todos los imperios; y con el tiempo su estructura se modificó.

La relación entre el sistema de acueducto y las minas anti-personales hacen su aparición durante la primera guerra mundial, específicamente en “La guerra de la trincheras” (Francia-Alemania) en la que el ingeniero Británico John Norton Griffiths entrena a un grupo de civiles para excavar túneles a 30 mts bajo tierra para llegar a las trincheras alemanas e instalar minas que luego detonaban causando la pérdida de capital humano al frente alemán.

Ingeniero civil y ex miembro del Parlamento que había trabajado en proyectos de excavación de túnel para el metro de Londres y en los proyectos de drenaje y alcantarillado para las ciudades de Liverpool y Manchester.

Ingeniero civil y ex miembro del Parlamento que había trabajado en proyectos de excavación de túnel para el metro de Londres y en los proyectos de drenaje y alcantarillado para las ciudades de Liverpool y Manchester.

El uso de elementos químicos en la guerra tiene sus orígenes más evidentes durante “La gran guerra” en la que se da inicio al uso de las propiedades químicas para matar.

No tardó mucho para que el frente alemán empezara a cavar sus propios túneles y poner sus propias minas; este proceso acarreaba un alto costo humano (varios “soldados” murieron intoxicados, asfixiados, ahogados bajo deslizamientos de tierra que los enterraba vivos e incluso por la detonación de las minas antes de lo previsto).

Descripción gráficas de la guerra de trincheras

Descripción gráficas de la guerra de trincheras. [Click en la imagen para visualizar en detalle]

A partir de entonces dicha “estrategia” se ha replicado en varios sitios del mundo, debido a su dificultad para ser percibidas por el enemigo; pero vale la pena destacar que este proceso es bastante tedioso e implica la pérdida absurda de vidas humanas, dejando perjudicados a lo largo y ancho del mundo, sin discriminación de género, piel o clase social.

En Colombia actualmente se lleva a cabo un proceso de “desminado” por parte de campesinos, fuerzas militares y desmovilizados; pero la simplicidad de plantar minas no tiene punto de comparación con la rigurosidad que exige el proceso de “desminado” y es absurdo, porque ni siquiera las personas que las ponen son capaces de determinar una forma viable de encontrarlas.

Hoy, 04 de abril, se conmemora el día internacional de sensibilización contra las minas anti-personal. “No más minas, no más víctimas”.

La lucha es real.

¡Remángate!

remc3a1ngate-04-de-abril

Campaña de sensibilización. “No más minas antipersonas.

Cuestión de energía

Alguna vez te has preguntado ¿por qué te resulta tan agradable una persona, un aroma, un lugar?

Pocas veces lo hacemos (pocas veces lo hago) pero resulta increíble cuando te lo preguntas hasta respondertelo a ti mismo.

Para mi, el paraíso es algo así como un ambiente tranquilo, en el que la luz incandescente que irradian las velas me cuenta una historia en medio del silencio implícito en la oscuridad.

Supongo que me pierdo en la intensidad que aquella pequeña flama que brilla; es fuerte, es pequeña pero es muy claro que te puede quemar.

Lo mismo ocurre cuando a oscuras en mi habitación abro las cortinas y dejo que la luz de la luna entre a través de mi ventana; en realidad, considero que el mejor regalo que puedes darte a ti mismo es un poco de silencio.
Porque estas dejando que el universo te hable, estas escuchado a la naturaleza cuando la lluvia obliga a las personas a refugiarse para que dejen de hacer ruido afuera.
Y adentro, estas tú, a solas, escuchando ese extraño sonido que genera la lluvia cuando cae; es la multiplicación de ese pequeño sonido por miles que colisionan en el asfalto o tal vez en tu ventana uno de los milagros más extraordinarios y fascinantes que un ser vivo puede experimentar.

El choque de aquellas moléculas de hidrógeno y oxigeno en su forma líquida es, muy probablemente, el único ruido que puede generarme placer.

¿Confías más en la gente bonita?

Con el paso del tiempo, se ha consolidado uno de tantos estereotipos enmarcados en el aspecto físico que en pocas palabras dice: “Si es bonito, es bueno y si es feo, es malo”.

Ladrón más sexy y la mujer más fea del mundo

Jeremy Meeks y Lizzie Velásquez. Estos personajes son el mejor ejemplo de que no siempre quién es “lindo” es bueno, ni quién es “feo” es malo.

¿De dónde proviene el hábito de atribuir cualidades a las personas atractivas y descalificar a las personas que no lo son?

Bien, todo responde a la forma en la que organizamos la información; el cerebro funciona clasificando información categóricamente. De acuerdo con las bases que formaron la sociedad moderna, el ser humano ha explicado su realidad a través de numerosos dualismos, tales como, el bien y el mal, el yin y el yang, lo correcto y lo incorrecto, la vida y la muerte, entre otros.

La compleja estructura mental que ha desarrollado el ser humano para desenvolverse como ser social, lo ha llevado a realizar procesos de asociación que le permiten sobrevivir con mayor facilidad dentro de su entorno.

Gracias a sus asociaciones, el ser humano primitivo fue capaz de identificar con facilidad cuándo se encontraba en situaciones de peligro. Un factor fundamental para su supervivencia.

Gracias a sus asociaciones, el ser humano primitivo fue capaz de identificar con facilidad cuándo se encontraba en situaciones de peligro. Un factor fundamental para su supervivencia.

Desde el origen de la humanidad se ha visto la influencia de diversas situaciones que le dan mayor validez a esa “estrategia de supervivencia” desarrollada en la prehistoria; la elección de los frutos a consumir estaba determinada por la confiabilidad de su aspecto. (y es que, ¿Quién en la actualidad no elige la manzana más roja?)

Más adelante, en las bases de la civilización nos encontramos con representaciones de la mitología griega que empezaron a acentuar los conceptos de divinidad enmarcados en la belleza y el concepto de maldad enmarcado en la fealdad y la monstruosidad.

Breve análisis de la representación de Hades y Afrodita; dos dioses de la mitología griega.

Breve análisis de la representación de Hades y Afrodita; dos dioses de la mitología griega. (Click en la imagen para detallar la información)

Con el paso del tiempo, estas representaciones fueron modificándose y adoptaron nombres distintos dentro de nuevas corrientes ideológicas que empezaron a desarrollarse (ejemplo: el cristianismo), propagándose por Europa y por el resto del mundo gracias al proceso de colonización.

Culturalmente hablando, el aspecto juega un papel fundamental en el desarrollo de nuestras actividades cotidianas; todo lo que hacemos está profundamente ligado al significado implícito en su apariencia, con una variable fundamental, en la actualidad dichos patrones están establecidos por las dinámicas del mercado.

Es un hecho que nos dejamos llevar por las apariencias y su explicación está en la familiaridad y la confianza que nos genera visualmente una persona para decidir si podemos fiarnos o no de ella; en un ejemplo simple:
Cuando conocemos a una persona que cuida bastante de su presentación personal y conocemos a otra persona que no cuida para nada su aspecto recibimos señales visuales de su personalidad (no siempre acertadas pero bastante significativas).
Una persona que tiene especial cuidado con su aspecto inicialmente puede relacionarse con una persona equilibrada, organizada y llamativa que sería muy agradable tener cerca debido a la sensación que nos genera ver su rostro perfecto sumado a que siempre huele bien.

Por otro lado, cuando vemos a una persona desaliñada, nuestro subconsciente nos bombardea con señales de alerta para tener especial cuidado; debido a que asociamos su “desorden exterior” con un posible “desorden interior”, entonces, en instinto de supervivencia en forma de ego hace su intervención: “Si una persona se quiere tan poco a si misma, ¿cómo puede ayudarme a ser mejor?
Nuestro mecanismo de defensa actúa y responde la incógnita de manera casi automática: “No puede ayudarme a ser mejor”. y así de rápido lo descarta de su preferencia social.

Ser “atractivos” no es sólo cuestión de genética, es una elección que tomamos todos los días. ¡Aprovéchala!


Imágenes tomada de google.